22.04.2019 - 09:31 horas

Elecciones 28A: ¿cómo de verdes son los programas de los partidos?

Desde Greenpeace hemos llevado a cabo una valoración ambiental de los programas de los cinco partidos de ámbito estatal que, según las encuestas, sacarán más escaños en el Parlamento en las elecciones del 28 de abril. Y ya tenemos titulares. PSOE y Podemos son los que mejor nota obtienen, aunque necesitan un mayor grado de ambición y concreción para abordar la lucha contra el cambio climático. PP y Vox son los partidos que mayor número de suspensos recogen en medioambiente y defensa de derechos y libertades, mientras que Ciudadanos es el partido más opaco y es el que más incertidumbres deja en su programa.



Hemos llevado a cabo la valoración teniendo en cuenta 15 puntos incluidos en el documento de 69 medidas para proteger la vida y el planeta elaborado por Greenpeace para este periodo electoral y que están relacionados con el fortalecimiento de los derechos fundamentales y libertades públicas; la lucha contra el cambio climático y la oportunidad que ofrece la transición ecológica de la economía; la protección y conservación de la biodiversidad, la gestión de recursos naturales, el consumo sostenible, la gestión de residuos y la movilidad.

En el caso del PSOE su programa tiene gran continuidad con su acción de gobierno y obtiene las mejores notas en las medidas relacionadas con el fortalecimiento de derechos y libertades públicas, autoconsumo y medidas para abordar la pérdida de biodiversidad y la gestión de los recursos naturales. El resto de las medidas van en la dirección correcta aunque aún no acaban de definirse o no tienen la suficiente ambición como en el caso de los objetivos fijados para la reducción de emisiones o en la fiscalidad verde, en la que alcanza la mejor nota de todos los partidos pero le falta concreción.

Podemos es el segundo partido mejor valorado con un buen programa que guarda ciertas incoherencias internas. El programa consigue las mejores puntuaciones en la defensa de derechos y libertades y en el desarrollo de la participación ciudadana en las energías renovables. Nueve de las medidas van en la buena dirección pero están sin concretar y en algunos casos son irrealizables, como es el caso de abordar la movilidad sostenible con un bono social gratuito para los menores de 26 años. Es el único programa que fija el cierre de las centrales nucleares y de carbón antes de 2025 pero, al igual que con la transición justa, condicionan el cierre a una medida de difícil realización como la creación de dos empleos por cada uno que se pierda.

Ciudadanos es el que mayor número de peticiones de Greenpeace deja sin mencionar (6). De las propuestas en las que mejor puntuación obtienen destacan la prohibición de los plásticos de un solo uso (aunque su propaganda electoral la envíe envuelta en plástico) y la Ley de Financiación del Transporte Público -que es el único partido que la incluye en su programa electoral. El resto de medidas tienen mucho que mejorar o directamente suspenden como es el caso de la medida electoralista de plantar 10 árboles por cada español al final de la legislatura. Medida imposible de realizar y sin ninguna validez en la lucha contra el cambio climático.

El PP es el segundo partido que más suspende y que más medidas acumula que necesitan mejoras considerables. En el caso de la movilidad sostenible y en agricultura sacan una mejor nota. En el lado de los suspensos está su poco compromiso con la transición energética, el mantenimiento de la Ley Mordaza y un Pacto Nacional por el Agua, con el que quieren garantizar los trasvases. En fiscalidad ambiental también suspenden al querer eliminar todo tipo de imposición fiscal a los vehículos diésel, ignorando los efectos nocivos para la salud pública y el cambio climático que tienen los motores de combustión.

Por último, Vox es el partido que más suspensos acumula, con medidas de corte neoliberal no aborda la problemática del cambio climático. Sin embargo, acepta la descarbonización del sistema económico y aporta medidas de dudoso alcance para garantizar el acceso a los recursos básicos como la energía. Entre los principales suspensos encontramos los temas relacionados con el recorte de derechos y libertades, reducción de emisiones, agricultura y medidas como la liberalización del suelo o la protección de la caza que van en el sentido contrario a la conservación y protección de la biodiversidad.

Fuente: Greenpeace España